Mayo 2011

18 May

INSOMNIOS

Probablemente llevo tres horas trabajando y oyendo a comentaristas y tertulianos hablar de Strauss-Khan (Estros Can para los franceses) no sé si con envidia o con odio. No han faltado las comparaciones con Il Cavaliere. En nuestro entorno, provectos personajes, zurdos o diestros, no ocultan su condición. Nosotros preferimos, probablemente para no caer en esas conductas tan ¡ay! groseras, fomentar el matrimonio homosexual.